> El perfil de un buen camarero

El perfil de un buen camarero

La típica frase de “cualquiera vale para ser camarero” no hace justicia al esfuerzo y gran trabajo cualificado que cada día desarrolla un buen número de profesionales en el sector, ser camarero es uno se los trabajos con mayores ofertas en el sector del turismo y la hostelería. En principio, si hablamos del perfil de un camarero,  puede parecer que no se requiere mayor formación en el hecho de transportar platos o servir bebidas. Pero en verdad se trata de un trabajo que requiere formación y sobre todo entrega. 

Es cierto que muchos camareros han forjado su profesión en la experiencia del día a día durante muchos años , Esa experiencia hoy juega un papel fundamental en la contratación y promoción, es bueno contar con una formación que avale los conocimientos básicos para desarrollar con el trabajo con rapidez, eficacia y por supuesto profesionalidad.


El Perfil de un  buen Camarero 

Para ser un buen camarero se requiere unas cualidades muy concretas que van desde unas buenas habilidades de comunicación y trato al cliente hasta el pleno conocimiento de la oferta del local. En este articulo vamos a Repasar los conocimientos y cualidades que corresponden al ideal de un camarero profesional.

Buen trato al cliente :

Este aspecto involucra directamente el carácter personal del camarero, uno de los atributos de un camarero profesional  es la capacidad de mostrarse  más simpático o más serio,  según las circunstancias pero también se ponen en juego las habilidades de comunicación. Para escuchar con atención los pedidos de los clientes y comunicar oportunamente algunas sugerencias o recomendaciones de manera que el cliente se sienta bien aconsejado con un trato cercano y personalizado.

Hacer buen uso de la Educación :

Además del buen trato que hemos mencionado en el primer punto. Tiene mucho que ver el conseguir la satisfacción de los clientes, con educación si el camarero proporciona el servicio con un trato amable con simpatía, guardando las formas con  los clientes nada de confianzas innecesarias, ni bromitas se tiene que mantener un equilibrio con el trato al cliente y por supuesto un saber estar aún en las situaciones de estrés que se pueden producir durante un servicio.

Tener clara la distribución de las mesas y rangos :

La distribución de las mesas por rangos supone una asignación de mesas a su cargo. Tenerlo claro facilita la gestión de los pedidos,  la distribución de los pedidos y organización del personal. un buen camarero debe tener un mapa mental del local y las mesas a su cargo. 

Conocimientos sobre la carta del local :

Puede parecer sencillo o incluso ilógico que no se conozca lo que se vende. Pero seguramente a todos les a pasado tener una experiencia como clientes, por ejemplo solicitar una bebida y a los 5 minutos vuelve el camarero para decirnos que no la tienen.

Es necesario que el camarero esté involucrado en la reposición de bebidas, control de la cristalería, en general todo lo que requiere la mise en place. Para tener en mente de lo que se dispone para el servicio del día.

No esta demás tener la iniciativa de memorizar los platos de la carta mas populares, los ingredientes que llevan y la forma en que se preparan es importante poder recomendar a los clientes cosas de la carta por eso aprenderse lo que vendemos en nuestro lugar de trabajo es una buena opción.

Saber trabajar bajo Estrés

El camarero se encontrará con momentos en los que llegue una gran cantidad de comensales al mismo tiempo o incluso algún cliente exigente. Para ello debe priorizar, conservar la seguridad y confiar en el equipo de trabajo, que le ayudará a que se sirvan los pedidos en tiempo y forma de la manera más rápida posible. Es muy importante tener una buena gestión del tiempo para solicitar los platos a cocina en tiempo y forma para evitar prolongadas esperas de los clientes.

Si tenemos todas las mesas ocupadas, un buen camarero  puede llevar dos comandas a la vez a la barra, de igual manera se tiene que establecer un control en el orden en que se solicitan los pedidos a la cocina. Todo ello con la finalidad de aprovechar al máximo los paseos no ocasionar un atasco de pedidos en cada departamento.


Tener Buena memoria :

Al tomar una comanda es necesario quedarse no solo con la orden de bebidas o comida solicitada por los clientes. También por supuesto el número de la mesa, número de comensales y para un servicio óptimo y profesional, tener claro quién ha pedido cada cosa.  Por supuesto una herramienta básica para conseguirlo,  aprender a tomar las comandas de forma precisa es fundamental.

Constante formación :

El sector hostelero cambia al ritmo de la vida. Pasamos de servicios slowfood a fastfood y viceversa en un abrir y cerrar de ojos. Se introducen nuevas tendencias de servicio a la vista del cliente como el latte art o se fomenta el conocimiento pleno de los platos, bebidas que se ofertan y su composición.

un buen camarero tiene que saber de vinos al menos de forma básica conocer le denominación de origen y el tipo de uvas que se utilizaron para elaborarlo, no hay que ser un sommelier para saber estas cosas basta con leerse las etiquetas del vino así de sencillo es ofrecer un buen servicio.

Un camarero profesional formado aparte de saber idiomas el mas importante de todos es el ingles , aporta a su perfil los conocimientos para adaptarse a cualquier establecimiento, independientemente de su funcionamiento o tamaño, así como le aporta la capacidad para conocer otros departamentos y funciones que le ayudarán a desarrollar las suyas propias manteniendo una consistencia de conocimientos que le permitirán ir ‘más allá’  siendo polivalente algo que ayuda ala promoción dentro de la empresa .


De Camarero a Maître

Un camarero profesional bien formado puede alcanzar puestos de mayor responsabilidad como segundo Maître o Maître.. Para ello, además de todas las características mencionadas anteriormente, deberá tener conocimientos en organización y gestión del personal, sobre el protocolo en la organización de eventos, conocimientos administrativos para la adecuada gestión del servicio en restaurantes y por supuesto mayor formación en prácticamente todo tipo de bebidas.

Por eso un buen camarero esta en constante formación en cuanto a vinos se refiere o incluso contar con nociones de coctelería, dan más puntos para optar a promocionar y conseguir un mejor puesto laboral.  Sin olvidar la formación en idiomas, que podrá decantar la balanza a nuestro favor en posibles entrevistas de trabajo, sobre todo en lugares turísticos.

Publicar un comentario

0 Comentarios